1.3.06

Adiós Pecas

Luego de un poco más de 13 años, hoy primero de marzo del 2006 murió Pecas, la perra de mi casa.

Todos estamos bastante tristes, pero luego de varias semanas de estar enferma, con grandes problemas para moverse y hasta para comer, no hubo forma de tomar otra decisión y mis papás decidieron no dejarla sufrir más y hoy la “pusieron a dormir”.

Por siempre recordaremos el nombre “Pecas” (muy significativo en mi familia). Tendremos presente los saltos interminables, las traídas de bolas que jamás soltaba, los latigazos que nos pegaba en las piernas en cada oportunidad que movía su cola y la ladradera a la primera cucaracha o zancudo que pasara cerca de ella.

Creo que lo que más me duele fue el no poderme despedir, mis papás no me dijeron que hoy era el día y salí de mi casa sin decirle las ultimas palabras, suena tonto, pero en realidad si quería hacerlo porque en verdad lo merecía.

Descansa en paz, Pecas.

10 comentarios:

EstefaniaV dijo...

Te mando un grandísimo abrazo y un besote de amigos...
:'( Adiós Pecas...

medea dijo...

Que pecas sea feliz en el gran jardín que hay en el cielo, con sofás gigantes en los que se puede recostar y matas que pueda comer.

Jaqui dijo...

:( Me entristeció...de verdad. Abrazo.

Sil dijo...

Entiendo lo triste que es que se muera una mascota :( Saludos de pésame para vos.

Gla´s dijo...

Que descanse en paz "pecas". Los bellos recuerdos quedan, y las mascotas son especiales para dejarnos muchos.

paz amigo

martastuarmetrix dijo...

a mi no me suena nada tonto...para nada.
una mascota te da amor incondicional!!! que mejor compañia y cariño mas puro que el de un animalito!!!
me llegaste al corazon...
un abrazo.

jaguar del Platanar dijo...

lo comprendo a la perfección. Yo ya he perdido a varios perros y soy igual que ud, me encariño mucho con las mascotas.
Lo siento.

Chris dijo...

Pobre pecas, pero fijo donde está está contenta sin correas y comiendo en platos para gente y como dice medea en sofás gigantescos arruinando el jardín celestial a su antojo!

Citrus dijo...

Lo siento mucho. QUITO, mi mascota tiene 12 años conmigo. Ha estado desde mi niñez, mi adolescencia y está empezando mi vida adulta junto a mí... ya casi no lo veo... la universidad, el trabajo, los compromisos sociales no me dejan tanto tiempo para jugar con él como cuando tenía 11 años. sé que lloraré cuando parta.

Cianuro dijo...

lo lamento... mi pesame...