7.1.08

De aeropuertos…

Los aeropuertos son extraños, te traen felicidad y también tristesa. Es como estar en un lugar donde uno recuerda los momentos más bellos, pero extrañamente también los más tristes que al final hace que los aeropuertos sean lugares neutros de sentimientos.

Lo malo es que uno vive de los sentimientos más cercanos y en esta ocasión el aeropuerto me trajo un triste sentimiento que no podré curar hasta que el mismo aeropuerto me de felicidad…

10 comentarios:

TrianguLizeth dijo...

cierto, tambien son divertidos e interesantes, todas esas personas caminando, con todas esas expresiones en su cara, pensar e lo que anhelan para siguiente vuelo... es muy entretenido

Triangulizeth dijo...

(:

Nelson dijo...

"IMPASS"

alguien innombrable, un ser anonimo se despierta a las 5 am para barrer todos los sentimientos esparcidos y olvidados por miles de seres caminando deprisa en una pelicula monocromatica.

los sentimientos quedan esparcidos bajo nuestras almas...
desgarrados
recortados
hechos trizas en algun basurero

muchas veces llevados por el viento lejos de la memoria,
muchas veces hallados repentinamente por la brujula del corazon...

Ventolin dijo...

"un amor real es como vivir en aeropuerto" -charly, pero en el unplugged

tierracustica dijo...

Los sentimientos se los pone uno a algo, muy buen post un poco down, pero espero que en el aeropuerto recuperes lo que necesitas. Saludos

K-ti-K dijo...

ya regresara!!!!
=) lindo post...

Josefina la Ballena dijo...

:(

tiempo al tiempo

Carlos Guzman dijo...

es cierto... yo trabaje en uno por casi 5 años... y he vivido casi que de todo en los aeropuertos...
es chistoso ver tantísima gente en un día y preguntarse en donde estarán durmiendo cuando le llega a uno mismo la hora de estar en su cama...

Rocío dijo...

"Todavía quedan restos de humedad,
sus olores llenan ya mi soledad,
en la cama su silueta
se dibuja cual promesa
de llenar el breve espacio
en que no está...". Mil veces...

Rocío dijo...

¿SERÁS, AMOR?

¿Serás, amor
un largo adiós que no se acaba?
Vivir, desde el principio, es separarse.
En el mismo encuentro
con la luz, con los labios,
el corazón percibe la congoja
de tener que estar ciego y sólo un día.
Amor es el retraso milagroso
de su término mismo:
es prolongar el hecho mágico
de que uno y uno sean dos, en contra
de la primer condena de la vida.
Con los besos,
con la pena y el pecho se conquistan,
en afanosas lides, entre gozos
parecidos a juegos,
días, tierras, espacios fabulosos,
a la gran disyunción que está esperando,
hermana de la muerte o muerte misma.
Cada beso perfecto aparta el tiempo,
le echa hacia atrás, ensancha el mundo breve
donde puede besarse todavía.
Ni en el lugar, ni en el hallazgo
tiene el amor su cima:
es en la resistencia a separarse
en donde se le siente,
desnudo altísimo, temblando.
Y la separación no es el momento
cuando brazos, o voces,
se despiden con señas materiales.
Es de antes, de después.
Si se estrechan las manos, si se abraza,
nunca es para apartarse,
es porque el alma ciegamente siente
que la forma posible de estar juntos
es una despedida larga, clara
y que lo más seguro es el adiós.

PEDRO SALINAS

Perdón, tú sabes... el vértigo... perdón.