10.12.05

¿Está muriendo el bi-partidismo en Costa Rica?

Luego de varios años ¿estará muriendo el bi-partidismo?

Definitivamente en esta campaña electoral ya no existe el bi-partidismo que ha asumido desde hace varios años el país. Evidentemente desde la campaña pasada empezó el Apocalipsis del PLUSC con la aparición del P.A.C. conformando tres opciones fuertes para llegar a la presidencia del país, tanto así que llevó a Costa Rica a una segunda ronda electoral.

El famoso PLUSC ya esta muerto para esta campaña electoral. El P.U.S.C. con todos sus problemas y el escándalo político de sus ex-presidentes, llevó a este partido a caer de una forma increíble ubicándolo en este momento en un 4 lugar, luego de tener dos presidencias seguidas (1998-2002 y 2002-2006) en el país.

A pesar de que Oscar Arias es la opción más fuerte en esta campaña, hay dos fuerzas que lo siguen de cerca como lo es nuevamente el P.A.C. y el Movimiento Libertario en un segundo y tercer lugar respectivamente. Luego se encuentra un poco rezagado el P.U.S.C. y uno que parece forjar fuerza para las próximas campañas electorales, es Álvarez Desanti con el Partido Unión Para el Cambio.

Creo que hay opciones fuertes para dejar de lado a los partidos políticos mas tradicionales, ya prácticamente quedo de lado el P.U.S.C. y ahora hay que pensar si el P.L.N. sufrirá el mismo camino, porque si lo vemos bien, ¿que fuera del P.L.N. si no se hubiera la Sala Cuarta aprobado la reelección? Creo que Oscar Arias fue el “As” bajo la manga de Liberación sin duda alguna. Sin él ahora el país estuviera pensando entre las opciones de Ottón Solís, Otto Guevara y Antonio Álvarez Desanti.

Si después de estos cuatro años, ya sea Liberación o la Unidad no consiguen un candidato fuerte, será la oportunidad de los antes llamados “Partidos Chicos”, al menos que se vuelva a lanzar Rafael Ángel Calderón o José Maria Figueres, que a pesar de sus “problemitas con las rejas” aún tienen un fuerte apoyo de muchas personas.

Para esta campaña la única opción es que Arias baje su popularidad y esperar una segunda ronda, ya que hoy en día es el candidato más fuerte para alcanzar la presidencia del país.

8 comentarios:

Citrus dijo...

Ya murió el bipartidismo. Hace 4 años.

Auguro la victoria irrefutable de Oscar Arias. Y un segundo lugar para Otto Guevara. Ottón y Antonio se van a quemar entre ellos en el intento de quemar a Arias.

Además, para qué queremos debutantes? Cuando uno quiere salir del atolladero y el nadadito de perro es mejor viejo y conocido que nuevo y por conocer...

Sí Costa Rica.

Ana dijo...

Creo que sólo es muerte que dará paso a que surja de sus cenizas el "nuevo bipartidismo".
Y yo mejor le ando de lejitos a ese "viejo y conocido"!!

noaltlc.com dijo...

Citrus es el típico costarricense, "bonachón" que vive del pasado, de los que asocian las marcas con productos, como el cereal (de seguro le dice Corn Flakes a todos) el Royal y otros... Seguramente piensa que es mejor viajar en bus o en taxi antes de comprarse un Hyundai y cosas por el estilo. El gobierno de Oscar Arias no fue prominente, sino "más de lo mismo".
Yo no voto por viejo conocido porque: "Más sabe el diablo por viejo que por diablo" que basado en los últimos hechos de corrupción, incluyendo al General Noriega, entre más se alcanza siendo un corrupto, más se quiere, no por inteligente, sino por simple corrupto.

jaguar del Platanar dijo...

Yo pienso que la política a veces se asemeja al deporte: cuando alguien de antemano pronostica un resultado sin haberse efectuado el juego comete el error de desmeritar el trabajo del oponente. Pienso que no le hacen nada bien a la democracia aquellos que deciden dar un paso al costado porque "ya todo está decidido". Esos, me parece, mordieron el anzuelo de algunos que tratan de influenciar el voto desde todo lado. Aquí se juega mucho en estas elecciones y no participar porque alguien en las encuestas aparece como "invencible" es una irresponsabilidad para con la Patria. No se dejen manipular! Voten!

Citrus dijo...

Sabía que me iban a arriar duro por el comment.

Primero: cuando hablo de lo preferible de un "viejo conocido" es específicamente refiriendome al actual proceso electoral. No abarco todas las esferas de la vida cotidiana.

Segundo: Oscar Arias no es santo de mi devoción, pero confío en que es el único que nos puede sacar de este stand-by en que nos dejaron los abelistas desde 2002.

Tercero: ¿Cómo me puede venir a criticar de no abrirme a lo nuevo alguien que se opone a la apertura de mercados y al TLC con USA?

Cuarto: Críticas con cizaña para mi elección pero nadie se aventura a dar la cara por el candidato de su preferencia.

Quinto: Yo no pronostico resultados, ni muerdo anzuelos. Creo firmemente en que es la mejor opción actualmente.

Sanator, disculpá por el derecho a la respuesta, pero creo que en Siete Estrellas no me hubieran dado chance. ;)

noaltlc.com dijo...

En el mismo orden para Citrus:

1 y 2. Siga soñando

3. No me opongo al TLC, yo estoy a favor del TLC: Costa Rica es una democracia, donde cada quien tiene derecho a dar su voz y hacerla valer (como sus comentarios pro-arias), creé noaltlc.com ya que me repugnó la publicidad y la poca (nula) anuencia del grupo porcostarica.org a un mensaje directo, honesto y a decir de donde se financian. noaltlc.com le da la chance a la gente que se opone a dar su voz y el por qué de su posición en contra.
4. No hay cizaña, simplemente ud. vive del pasado.
5. Para ud. lo será y para un grupo de gente dentro de la que también se encuentra el típico tradicionalista: Le ponen un cerdo verdiblanco o rojiazul y allí va su voto.
He dicho! ...mae damián, mejor hacete un foro político... esto no habría pasado si tuvieras en línea a lp.com :D

Onironauta dijo...

en esta bitacora se respeta y tambien se discute cualquier opinion ;)

Sil dijo...

es difícil hablar hoy de partidos, porque las campañas de estas elecciones se han dirigido al candidato... muy al presidencialismo-style ya que la gente está reacia a confiar en las banderas, partidos e ideologías después de los escándalos de corrupción.
Pero sí se podría decir que hoy tienen más oportunidad otros candidatos minoritarios.