24.4.07

Cusco, Cusco...

Bueno, sigue la historia…

Llegué sano y salvo al aeropuerto de Lima a eso de las 8:40 p.m. porque el vuelo se atrasó por una supuesta “avioneta” en el Juan Santamaría. Dentro del aeropuerto me encontré con la bella Rocío (otra historia aparte).

Era la primera vez en mi vida que ponía el pie en otra tierra que no fuera la linda y verde Costa Rica. Era extraño, diferente a lo que yo estaba acostumbrado, desde la sensación del calor que sentía hasta el olor del lugar era.

Mientras iba en el taxi observaba todo, las construcciones, las calles, el hecho de que no observaba ningún árbol… jaja era extraño.

Pero no pude ver mucho porque era de noche y al día siguiente el salíamos como a las 5:00 a.m. rumbo a Cusco. Tan solo tenía unas horas de haberme bajado de mi primer viaje y ya me estaba montando en otro avión.



Ya estaba más acostumbrado al viaje, solo que este avión que tomamos no estaba tan bonito como el de Taca, y sí daba la impresión de viejo y remendado jaja… y lo peor era que los vidrios estaban todos rayados y feos, pero bueno, no quedaba más.

Dentro del avión tuve otra experiencia, desde las alturas vi la nieve por primera vez en vivo y a todo color (bueno, blanca)… fue genial ver las montañitas con sus puntas blancas, me encantó. Yo parecía nuevamente un tarado como idiota pegado en la ventana viendo las montañas; y lo genial fue que no era solo una, sino que eran muchas.

Luego llegamos a Cusco, estaba haciendo frío y había llovido toda la noche, así que todas las calles estaban mojadas.

Cuando llegamos, me pareció que Cusco no era tan bonito como esperaba… pero con solo unos minutos de ir en el carro mi idea ¡cambió radicalmente! Entramos a la parte colonial y era simplemente genial.

Todo era súper bonito, las casitas, los locales comerciales, los locales de gobierno, los hoteles, las catedrales, las capillas, las plazas, ¡todo!

Llegamos al hostal “Chincana Wasi” que por cierto también era muy bonito. Al parecer era una casa de un antiguo inca. Ojalá algún día yo pudiera tener una casa así y en ese lugar.

Ese día, pasamos dando vueltas por las calles de Cusco, las cuales eran súper pequeñas y de piedra, simplemente genial (ya he dicho esta palabra mucho).

Describir Cusco es complicado, porque hay tanto, pero tanto, desde construcciones de la colonia, incas y modernas. El clima frío-fresco, definitivamente para conocer Cusco decentemente hay que estar como mínimo un mes (o más).

Cada calle, cada rincón, cada ladrillo, cada piedra, cada balcón, cada iglesia y la sensación de estar en un lugar tan bello es impresionante.

Hablar de cada lugar sería complicado, porque cada lugar merece una historia, así que en este post viajaremos directo al día en que me fui a Macchu Picchu.

Nos levantamos bien temprano, pero no lo suficiente ya que no pudimos desayunar para agarrar el tren rumbo a Aguascalientes. Subimos esa cuesta donde el tren va lento en zig-zag, lo cual fue tedioso y aburrido.

El tren iba hiperlento, y duramos como una hora y media más en llegar. Nuevamente, observaba paisajes nuevos.

Y contrario a lo que todo mundo piensa, cuando uno va a Macchu Picchu tiene que bajar, no subir. Cusco se encuentra a más altura que Macchu Picchu.

Llegamos a Aguascalientes donde nos esperaba nuestro guía. Mientras esperábamos que el guía se acomodara, me puse a tomar fotos. De pronto sucedió algo muy gracioso, definitivamente no podía faltar:

Estaba con la cámara y comencé a escuchar: “Vaaamooos, vaaaamooossss morados, que esta noooocheeee tenemos que ganar” y lógicamente volví a ver para todo lado y miré a un tipo de aspecto europeo a quien le pregunté: “¿De Costa Rica?” y me respondió que sí y se metió a la conversación una señora que me dijo “yo soy tica y el es suizo, pero vive en Costa Rica” y el señor agregó: “Además soy morado”… jajaja definitivamente, no podía faltar un morado.

Al fin, llegamos a Macchu Picchu que es espectacular. Si ya Cusco me había parecido genial, ahora estaba en un sitio el doble de fantástico.

Un lugar con tantos símbolos, construcciones, paisajes… los incas supieron buscar un lugar mágico, no en sus construcciones, sino el ambiente, las montañas, los paisajes.

Lo único malo y que no me gustó era que estaba lleno de gente. Muuucha gente por todos lados. No se podía tomar una foto sin que saliera gente. Siempre que quería tomar una foto alguien se me metía. Pero bueno, esto no fue suficiente para quitarle la magia al lugar.

Definitivamente, tengo que volver ahí, porque como el tren se atrasó no pude observar todo Macchu Picchu y me quedé con las ganas. Para conocer bien el lugar, uno debe quedarse el día anterior en Aguascalientes y salir con el primer autobús rumbo a las ruinas y pasar todo el día hasta que cierren el parque.

Nuevamente me extendí un poco, así que contaré más del viaje en otro post, más que todo de Lima que también tiene muchas historias a pesar de haber estado tan poco.

Por cierto, para ver las fotos entren acá.

12 comentarios:

Ventolin dijo...

mae que envidia.... hey! yo quiero una oveja de mascota!

Oskr dijo...

que bueno que bueno... siempre un morado!!! que viva la s, jaja. Que interesante suena hasta ahora tu viaje. Saludos

Señora Lechuguita dijo...

No son ovejas, son llamas (o vicuñas)... y de mascotas nada, que fuera de su hábitat sufren. Que bueno que estés disfrutando de tu viaje. Lo sé, Machuppichu es impresionante. Por algo es una de las 7 maravillas del mundo.

Gitana dijo...

wuaw!!! me imegine tooodo el viaje, pero... tan linda esmi tiquicia!!! la amo!!!

Madrigoloide dijo...

No importa parecer tarado o idiota, lo importante es disfrutar del viaje y vivir la experiencia como si fuera única, porque LO ES. Lo mejor es vivir como si fuéramos niños, que todo nos entretenga, que la vida nos deje exaltados.
¡Pura Vida!

david santos dijo...

Te felicito por tu trabajo y deso un buen Domingo

Silv dijo...

Uy pero qué envidia! He estado obsesionada con ir a Perú desde hace unos 7 años!
Q chiva descripciones que hacés, me transportaste por instantes a mi fantasía de ir por allá, ojalá lo logre algún día!
Espero parte 2!!!
(Fijate en la nueva dirección de mi blog...!)

Jaqui dijo...

Me ha encantado el relato....y esas fotos, están de envidia!!!!!!!!!!

Abril_de_otoño dijo...

holas, como estas?
tanto tiempo que no pasaba por aca a saludar.
veo que has echo muchas cosas en este tiempo, pero lo del viaje es genial, a mi me gustaria conocer ese lugar y eso que estoy tan cerca,,,

besos y espero sigamos en contacto,
cariños
desde mi otoño en abril....


abril.

Anónimo dijo...

Que bueno que lo hayas pasado tan bien por allá. De las historias con morados en el exterior ya he escuchado muchas, la mía fue en Mexico DF hace como un mes, saliendo de la oficina había una mae con una jacket del mounstruo, aunque no era morado, era un mexicano que cambió su jacket por esa cuando el Saprissa le fue a dar por la madre a los Pumas. Fue chistoso...

Roberto Pineda

K-ti-K dijo...

mae leyendo tu post volvi a revivir los sentimientos de cuando viaje allá, saque mis fotos y me puse a verlas y una nostalgia me invade!!!
Cusco es el lugar mas maravilloso y magico q he conocido en esta vida! definitivamente hay q vivir ahi un tiempo... yo estuve varias semanas y aun así no basta.
Que dicha q disfrutaste tanto!
Esperamos q continue la historia!

Pai dijo...

mi mama acaba de ir a peru hace poco y estaba tan impresionada como tu.... que chido enjoy... por cierto
te sigo leyendo pero me da flojera comentar....